10.9 C
Buenos Aires
20 septiembre, 2020
Energía Infraestructura

El plan del gobierno para mejorar la transmisión eléctrica

La Secretaría de Energía analiza expandir la red de alta tensión en el país.

La Secretaría de Energía de la Nación analiza lanzar licitaciones para la construcción, operación y mantenimiento (COM) de líneas de alta tensión para incrementar la actual capacidad de transmisión eléctrica en el país, afirma una fuente cercana a una empresa energética que estuvo reunido con el titular de la cartera, Sergio Lanziani.
El objetivo del gobierno es focalizarse en ampliar el actual tendido, que se encontrará colmado al límite en la mayoría de sus trayectos cuando se terminen los proyectos renovables y térmicos, para luego poder llamar a nuevos concursos de precios de generación, le transmitió el funcionario.
Con esto, Lanziani busca evitar que ocurra en la Argentina lo mismo que pasó en Brasil cuando se licitaron parques de energías renovables y se terminaron antes de que estuvieron concluidas las obras en las líneas de alta tensión, por lo que el gobierno tuvo que pagar por electricidad que no podía utilizar, bajo la modalidad conocida como take or pay.
Cuatro altos ejecutivos de las principales empresas generadoras del país también recibieron comentarios del funcionario sobre su idea de incrementar la capacidad de transmisión, pero destacan que nunca les comentó detalles sobre cómo y cuándo pensaba implementarla. “Se trata de propuestas personales para mostrar que tiene iniciativas propias”, resalta uno de ellos.
La Secretaría de Energía espera lanzar las licitaciones ni bien el gobierno concluya con la restructuración de la deuda externa, ya que en la actual situación resultaría impensado iniciar un proceso de este tipo, le explicó el funcionario al directivo.
Si bien Lanziani no le especificó cómo será el cronograma, ni la cantidad de líneas ni si serán las mismas que había anunciado Cambiemos durante su gestión, le aclaró que se remplazará el modelo de Participación Público Privada (PPP) que había estipulado la gestión anterior por el financiamiento estatal basado en la tarifa, sostiene la misma fuente.
De esta forma, la Secretaría de Energía planea crear un nuevo cargo que se adicionará a lo que pagan actualmente los usuarios, para obtener el dinero necesario para fondear las obras, le explicó el funcionario.
Esto implicaría un aumento de tarifas en momentos en los que el gobierno nacional está llevando adelante un congelamiento hasta el 30 de junio. De ocurrir después de esa fecha, podría estar incluido en alguna de las propuestas que podría lanzar la administración de Alberto Fernández para normalizar la situación del sector eléctrico.
“Este esquema no suena muy razonable en momentos en los que el gobierno está subsidiando la tarifa para cubrir los costos. Primero tenés que reducir esto porque sino es como una frazada corta, ya que estás pagando con un bolsillo o con el otro. Es como autoengañarse”, afirma el primero de los ejecutivos.
Desde otra de las empresas energéticas concuerdan con este análisis y resaltan que “no se puede hacer nada hasta que no se normalice la situación tarifaria. Hay que salir del congelamiento para, luego, poder sumar nuevos cargos”.

El tendido
La Secretaría de Energía de la Nación se encuentra trabajando en un plan para licitar las líneas de alta tensión, le explicó Lanziani al directivo, sin darle mayores detalles sobre si el proceso se hará todo junto, cada una por separado o en grupos. Desde el organismo, no respondieron las consultas realizadas por Desarrollo Energético al respecto.
“Por ahora, no se sabe si el proyecto incluye el mismo paquete que pensaba lanzar Cambiemos o si tiene uno propio. Lanziani formó parte del Consejo Federal de la Energía Eléctrica durante años y tal vez ellos tengan propuestas propias distintas a las que quería implementar la gestión anterior”, explica el primero de los ejecutivos.
La administración de Macri había anunciado a mediados de 2017 un plan para licitar seis líneas de alta tensión entre diciembre y el primer trimestre de 2018 para resolver el problema de falta de capacidad de transmisión en el país.
El proyecto incluía una primera de 880 kilómetros de 500 kV para conectar la estación transformadora (ET) Río Diamante, en Mendoza, con la de 500/132 kV de Charlone, en la provincia de Buenos Aires.
Luego, pensaba lanzar una para unir la ET El Rodeo, en San Juan y la de La Rioja, otra de 400 kilómetros entre la ET Bahía Blanca y la de 500/132 (600 MVA) Mar del Plata y una cuarta de 350 kilómetros entre la ET Choele Choel, en Río Negro, y la de Puerto Madryn, en Chubut.
Finalmente, el gobierno anterior planeaba licitar una línea de 500 kV para conectar las ET Atucha II y la de Plomer y una entre esta última y la de Mar del Plata, todas ellas en tierras bonaerenses.
Sin embargo, sólo llegó a lanzar en 2018 la Río Diamante – Charlone, pero tuvo que postergar la fecha de apertura de los sobres tres veces, primero debido a la crisis financiera en el país y, luego, por el resultado de las PASO y la elección presidencial.
Según la última modificación, las ofertas debían recibirse hasta el 31 de marzo. Hasta ahora, el gobierno no se pronunció al respecto, pero con el nuevo plan este concurso quedaría sin efecto.
Como adelantó Desarrollo Energético, compañías chinas, coreanas, japonesas, colombianas, chilenas, españolas, canadienses, estadounidenses, francesas, alemanas y argentinas habían mostrado interés en el proceso durante las rondas preliminares que había realizado la administración de Macri
Bajo el modelo PPP, la empresa o UTE ganadora debía financiar las obras algo que difiere con el modelo que busca implementar ahora el gobierno, quien espera fondear los trabajos con un cargo en la tarifa.
El sistema anterior también estipulaba que las empresas debían elegir dos alternativas para que les abonaran los trabajos: la cancelación del reembolso del total con un canon anual (dividido en 12 meses) durante 15 años, con desembolsos mensuales luego el comienzo de las operaciones, y un mix entre el canon y los certificados de trabajo (TPI) en dólares (con un máximo del 80% del total), que emitirá en forma trimestral con vencimientos después de 33 meses del proceso para los avances de las obras.
Los TPI podían ser usados para abonarles a los proveedores y otras firmas. Para eso, administración de Macri había creado un fideicomiso especial con fondos provenientes de las tarifas de electricidad y una inyección de dinero de contingencia estatal para respaldarlos.
Una vez que las obras estuvieran finalizadas, las compañías iban recibir la concesión de O&M, la línea por 15 años. Durante este periodo, recibirán pagos con un canon o TPI (según su oferta) en dólares por el contrato COM.

Por Hernán Dobry

Artículos Relacionados

Albanesi construirá una planta de cogeneración de 100 MW

Hernán Dobry

Nuevo proyecto para venderle energía solar a Chile

Hernán Dobry

YPF Luz negocia un préstamo para financiar su programa de inversión de 2020

Hernán Dobry

Deje un Comentario