24.7 C
Buenos Aires
25 noviembre, 2020
Petróleo y Gas

El plan para aumentar la capacidad de transporte de gas

Las empresas negocian con el gobierno para realizar obras para incrementar la llegada de fluido a la zona de Buenos Aires.

Una subsidiaria de CNPC planea financiar un gasoducto en la ArgentinaLas empresas transportadoras de gas planean invertir unos 400 millones de dólares para aumentar la capacidad de sus gasoductos y permitir una mayor evacuación de la producción de las cuencas Neuquina y Austral, afirma a una fuente cercana al gobierno.
Se trata de una solución intermedia y de rápida ejecución que permitirá incrementar el volumen transporte, especialmente de lo generado en Vaca Muerta, cuando se recuperen los niveles de actividad, para evitar tener que desarrollar el proyecto que había propuesto el gobierno de Mauricio Macri.
Las compañías están terminando de negociar con el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) los detalles de cómo implementarán este proceso, en base a las propuestas que cada una de las compañías le presentó hace algunos meses y las sugerencias que les hicieron desde el organismo.
Aún quedan por definir algunos detalles de cómo se llevarán adelante las obras y se cobrarán los cargos y el esquema de repago que tendrán las empresas para los desembolsos que deban realizar para llevar a cabo los trabajos, explica la misma fuente.
Este último es un punto central en tiempos donde escasean los dólares y las fuentes de fondeo para proyectos en la Argentina y en medio de una devaluación constante del peso, que hace imposible calcular los costos en moneda nacional y menos aún cubrirlos en moneda extranjera.
Originalmente, la licitación para construir el gasoducto de Vaca Muerta que había lanzado el gobierno de Macri el año pasado, estipulaba que la tarifa que pagarían las productoras estaría denominada en la divisa estadounidense, cuando en el resto de los troncales se abona en pesos, para poder cubrir los cerca de 1.000 millones de dólares de inversión que se necesitarían para su construcción.
“Cuando queremos pensar en expansiones, hablo muy en genérico y potencial porque son muchas las definiciones que uno tiene que hacer”, afirma Daniel Ridelener, CEO de Transportadora de Gas del Norte (TGN) en un webinar organizado por Mercado Electrónico de Gas (MEGSA) el 18 de septiembre.
Transportadora de Gas del Sur (TGS) le planteó al Enargas ampliar el gasoducto San Martín y construir otro entre las localidades bonaerenses de Mercedes y Cardales, para los que requerirá de un desembolso total de cerca de 220 millones de dólares.
En tanto, TGN presentó una serie de propuestas, que se realizarán en dos etapas, para incrementar la capacidad de transporte de su troncal Centro-Oeste, para el que precisará invertir unos 170 millones de dólares
“El financiamiento en el caso de TGS es algo más sencillo y con TGN se está estudiando cómo se realizará”, destaca la misma fuente. Para reducir el monto de inversión, el gobierno planea utilizar parte de los equipos adquiridos por el Fideicomiso BICE entre 2013 y 2015 para las obras de ampliación de los sistemas norte y sur, que fueron paralizadas en 2016 por el gobierno de Macri.
Este instrumento, administrado por el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), cuenta con “una enorme cantidad de materiales adquiridos sin instalar, principalmente tuberías y equipos de compresión, muchos de ellos, actualmente a disposición” de la entidad, destaca el Enargas en un comunicado de prensa.
“Se está trabajando con el BICE para encontrar alguna metodología para, entre otras obras que se están evaluando en el sistema, llevar adelante” el gasoducto Mercedes-Cardales, sostuvo el CEO de TGS, Oscar Sardi, en el mismo webinar.
Según la fuente del gobierno, esto permitiría reducir los montos de inversión de TGS en cerca de 50 millones de dólares, por lo que debería tener que desembolsar unos 120 millones a lo largo de ocho meses para las obras de ambos gasoductos. En el caso de TGN, aún están analizando lo que se podría utilizar para el proyecto.
“El gasoducto Mercedes-Cardales tiene un estimado de 130 millones de dólares, que puede bajar a 90-95 millones en la medida de que se puedan aprovechar los materiales y equipos que quedaron del fideicomiso anterior, que actualmente están en manos del BICE como administrador del fondo fiduciario de las obras que se hicieron entre 2008 y 2013”, explica Sardi.
La actual situación financiera de la compañía le permitirá afrontar una obra de este tipo ya que cuenta con efectivo disponible, al punto de que lo ha estado utilizando para recomprar sus acciones en el mercado argentino y estadounidense, ya que considera que están baratas. Así, lleva desembolsados 10,06 millones de dólares y 41,72 millones de pesos (597.718 dólares al tipo de cambio de hoy) en lo que va del año.
“La empresa no va a tener problemas para financiar estos montos, lo puede tranquilamente hacer con su flujo de caja ya que los trabajos se extienden durante más de un año o reasignando parte del capex que tenía destinado para otras obras”, afirma a BNamericas una fuente cercana a la compañía.
En el primer trimestre, la compañía reportó un flujo libre de caja de 6.394 millones de pesos (91,61 millones de dólares), efectivo e inversiones de corto plazo por 15.268 millones (218,74 millones) y una deuda total de 36.873 millones (528,28 millones), al 30 de junio.
En tanto, el interventor del Enargas, Federico Bernal, le requirió a TGN “avanzar y profundizar las diferentes alternativas económicas y financieras que permitan viabilizar y materializar los proyectos bajo análisis, con el eje en la ampliación del gasoducto Centro-Oeste, para ser presentados en una próxima reunión”, en la última reunión que mantuvieron el 21 de septiembre, en el marco de la Mesa de Trabajo Permanente que lleva a cabo corrientemente con ambas transportistas.
En cuanto a los fondos disponibles, la compañía reportó en el primer semestre un flujo libre de caja de 4.494 millones de pesos (63,39 millones de dólares), efectivo y equivalentes por 4.190 millones (60,03 millones) y una deuda total de 7.113 millones (101,91 millones), al 30 de junio.

Los proyectos
TGS le presentó al Enargas dos propuestas para incrementar la capacidad y optimizar el transporte de gas natural hacia la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires desde las cuencas Neuquina y la Austral.
El primero incluye la construcción de 58,50 kilómetros de cañerías de 30 pulgadas paralelas al gasoducto San Martín desde la provincia de Santa Cruz hasta la de Chubut y otras obras adicionales de adecuación, que permitirán sumar una capacidad de inyección adicional de 2 millones de metros cúbicos por día (MMCD) de gas.
Estos trabajos requerirán de ocho meses de obra y una inversión cercana a los 90 millones de dólares, que podrían reducirse a 75 millones si se autoriza el uso de los materiales del Fideicomiso BICE, explica la fuente cercana al gobierno.
El segundo proyecto incluye la construcción de un gasoducto de 30 pulgadas y 72 kilómetros de largo entre las localidades bonaerenses de Mercedes y Cardales, una planta compresora de 10.000 caballos de fuerza y una estación de transferencia y medición de volumen, con el que se podrán transportar 10 MMCD de gas.
De esta forma, podría llegar hasta esa región con aproximadamente 15 MMCD donde TGN tiene esa capacidad ociosa que es aprovechado a través de la inyección de LNG importado desde el puerto de Escobar. En Mercedes, se conectaría con el troncal Neuba II de TGS.
Su desarrollo requerirá de diez meses de trabajos y de una inversión de total de 130 millones de dólares que podría reducirse a 95-90 millones si se usan los fondos del Fideicomiso BICE, señala su CEO.
“La solución que ofrece el gasoducto Mercedes-Cardales, que venimos ofreciendo desde hace tiempo, la vemos a partir frente a la saturación del gasoducto Centro-Oeste de TGN y permitiría aprovechar en las actuales condiciones de verano la capacidad disponible de TGS para el suministro de gas a las centrales eficientes ubicadas en la zona del litoral, entre Cardales y San Jerónimo”, explica Sardi.
A su vez, creará un segundo anillo de alta presión en la zona de mayor demanda del país y habilitará una planta compresora a 100 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, que se convertirá en la más cercana de operación, ya que las demás están a 350 kilómetros.
“Eso le daría una rápida respuesta mejorando los niveles de presión de suministro a la zona de la alta concentración de demanda y número de usuarios. Crearía un pulmón adicional para respaldar los picos de consumo invernal”, destaca Sardi.
Este proyecto había sido incluido el año pasado como complemento en la licitación del gasoducto de Vaca Muerta que el gobierno de Mauricio Macri había lanzado a fin de año y que la administración de Alberto Fernández decidió suspender, como adelantó Desarrollo Energético.
Esta propuesta se complementa con la que presentó TGN para incrementar la capacidad del troncal Centro-Oeste aprovechando la capacidad ociosa en la ruta entre Neuquén y la región de Cuyo. Esto servirá no sólo para optimizar el actual sistema de transporte, sino que, además, permitirá respaldar la exportación futura a Brasil y/o Paraguay.
El proyecto incluye la construcción de 20 kilómetros de loop de cañerías de 30 pulgadas y sumar nueva potencia de compresión de 15.000 caballos de fuerza, lo que le dará la posibilidad de inyectar 1,60 MMCD. Esta obra requerirá de ocho meses de trabajo para estar lista.
Esto se complementará con alguna de las dos opciones que le presentó al Enargas para aumentar capacidad del gasoducto Centro-Oeste en 3 v. La primera implica incrementar la compresión en 20.600 caballos de fuerza y la instalación de 40 kilómetros de cañerías paralelas y un nuevo gasoducto de 120 kilómetros (todos de 30 pulgadas) entre las localidades de La Carlota y Tío Pujio, en la provincia de Córdoba. El desarrollo de esta alternativa precisará de unos 16 meses de obra.
La segunda opción incluye expandir su capacidad de compresión en 35.600 caballos de fuerza e instalar cuatro tramos de ductos de 30 pulgadas paralelos al actual por un total de 74 kilómetros, para lo que se requerirá 14 meses de trabajo.
El desarrollo de todo este proyecto necesitará de una inversión aproximada de al menos 170 millones de dólares, aunque podrían incluirse algunos materiales del Fideicomiso BICE que reduciría el monto a desembolsar.

Estrategia futura
Además de estas propuestas, TGN también le presentó al Enargas obras complementarias, de más largo plazo, para optimizar la actual red de gasoductos que administra y llevar el futuro gas de Vaca Muerta a otras regiones del país y, así, reemplazar las importaciones de Bolivia que son más caras y que a su gobierno le viene constando cada vez más cumplir con los volúmenes establecidos en el contrato.
Uno de los proyectos la reversión del gasoducto Norte que incluye sumarle una capacidad de compresión de 10.300 caballos de fuerza y cañerías paralelas de 30 pulgadas y 60 kilómetros de largo. Estos trabajos requerirán de al menos 10 meses para estar concluidos.
Si a esto se le sumara la expansión autónoma del troncal Centro Oeste, habría que adicionarle 35.600 caballos de fuerza de compresión entre tres plantas y 158 kilómetros de ductos paralelos de 30 pulgadas, cuyas obras llevarían entre 14 y 16 meses.
Ambos proyectos requerirán de una inversión total de cerca de 500 millones de dólares, explica la fuente cercana al gobierno y agrega que aún no se está analizando en profundidad este tema.
En caso de que la Argentina decida avanzar con la idea de exportar gas natural a Brasil y Paraguay, TGN también le presentó una propuesta para expandir en 2,50 MMCD el gasoducto San Jerónimo-Santa Fe.
Para esto, la compañía propone construir una cañería paralela de 30 pulgadas de diámetro y 20 kilómetros de extensión, cuyas obras requerirán de, al menos, ocho meses de trabajo.

Por Hernán Dobry

Artículos Relacionados

Schlumberger e YPF invertirán USD 6.300 millones en Bandurria Sur

Hernán Dobry

TGS obtuvo un contrato para construir un gasoducto de 92 kilómetros en Vaca Muerta

Hernán Dobry

YPF y Trefoil entre los cinco ofertantes por zonas petroleras en Mendoza

Hernán Dobry

Deje un Comentario