24.8 C
Buenos Aires
22 febrero, 2021
Energía Finanzas

Energías renovables: Un avance con pendiente descendente

Pese al incremento en la producción de 2020, las cifras para el futuro son poco alentadoras.

Las renovables en la Argentina siguen incrementando su participación en la matriz generación eléctrica del país. Sin embargo, su límite de crecimiento en el mediano plazo se verá acotado por la falta de interés que viene mostrando el gobierno en el sector, lo que ha paralizado la construcción de nuevos proyectos.
El año pasado, la demanda local fue abastecida en un 9,70%, en promedio, por fuentes de energía verde e, incluso, alcanzó picos de hasta el 23,30% el 8 de diciembre, según las estadísticas de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (CAMMESA). Esto se encuentra lejos de lo establecido por la ley 27.191, ya que debería ubicarse entre el 12% y el 16% para esta fecha.
Pese a esto, desde la Secretaría de Energía, sostienen que el crecimiento que tuvieron las energías renovables “se halla en línea con el objetivo de cubrir el 20% de la demanda eléctrica en 2025” que establece la normativa.
Sin embargo, el gobierno difícilmente logre alcanzar estas cifras, al menos si persiste la desidia oficial sobre esta industria ya que quedan tan solo 12 proyectos grandes en construcción y, al mismo, tiempo también se inaugurarán otras centrales térmicas (ciclos combinados y cogeneración) que actualmente están en obra.
Tras la reciente inauguración del parque eólico Chubut Norte IV, de 83 MW, que realizaron Genneia y Pan American Energy (PAE) y Loma Blanca I y III, de 50 MW cada uno, aún quedan por ingresar en el Sistema Interconectado Nacional (SIN), plantas de energías renovables entre eólico y solar por un total de 823,95 MW que actualmente se encuentran en desarrollo y que podrían hacerlo a lo largo de 2021.
Dentro del primer grupo se encuentran Chubut Norte III (57,60 MW), de Genneia y PAE, Chubut Norte II (26 MW), de Genneia, Kosten (24 MW), de Grenergy Renovables, Los Hércules (97,20 MW), de Total Eren, Los Blancos VI (100 MW), de Goldwind, y Los Teros II y III (100,15 MW) y Cañadón León I y II (119 MW) de YPF Luz.
En el sector de energía fotovoltaica, aún están en construcción La Puna (100 MW) y Altiplano I (100 MW) de la francesa NEOEN, mientras que Gañizuil II A (100 MW) de las noruegas Scatec Solar y Equinor, está a la espera de que el Ente Provincial Regulador de la Electricidad de San Juan (EPRE) termine las obras de una línea de alta tensión y una subestación para poder conectarse al SIN, como adelantó Desarrollo Energético.
La falta de decisiones políticas del gobierno y la crisis financiera argentina tienen paralizado el desarrollo de 23 proyectos eólicos, por un total de 1.011,50 MW, y 47 solares, por un total de 1.069,77 MW, grandes, medianos y pequeños que fueron adjudicados con contratos en las diferentes ediciones de la licitación RenovAr y en las rondas de asignación de prioridad de despacho realizadas por CAMMESA.
Pese a que han pasado más de tres años desde que se llevó a cabo el último concurso de precios de energías renovables, la administración de Alberto Fernández aún no ha tomado ninguna decisión sobre qué hará con estos parques: si los dará de baja o les concederá una prórroga para que puedan seguir adelante con su construcción.
Lo que resuelva la Secretaría de Energía de la Nación, comandada por Darío Martínez, es de vital importancia para las compañías del sector ya que se trata de unas de las principales variables de las que dependen para poder acceder al financiamiento local e internacional.
Ningún banco o inversor está dispuesto a fondear un proyecto que tiene su contrato vencido y que correr con el riesgo de que le ejecuten las garantías que presentó al momento de su adjudicación por haber incumplido los plazos de construcción.
A esto, se le suma las restricciones a la compra de divisas y al giro de divisas al exterior impuestas por la administración de Mauricio Macri en 2019 y continuadas y acentuadas durante la actual gestión Fernández. Esto ha provocado que a las compañías del sector se les torne imposible conseguir el fondeo que necesitan, por el temor a no poder pagar los créditos.
Este panorama también se ha visto enturbiado por la falta de un acuerdo entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya que tiene paralizando el arribo de préstamos al país para todo tipo de proyectos, incluidos los de los bancos multilaterales de crédito y la posibilidad de emisión de deuda corporativa en el exterior.

Un caso paradigmático
Una de las empresas que mayor cantidad de proyectos tiene en pendientes de construcción debido a las cuestiones coyunturales y a la falta de intervención del gobierno nacional es Compañía Latinoamericana de Energía.
La firma local está abocada a reactivar el desarrollo de seis plantas fotovoltaicas y un parque eólico, por un total de 392,50 MW, en las provincias de La Pampa, La Rioja, Catamarca y San Juan que se encuentran paralizados desde hace cerca de dos años.
La empresa ya tiene prácticamente acordado el financiamiento para los 425 millones de dólares que necesita para su construcción, pero su concreción está supeditada a que se levanten las restricciones cambiarias que rigen actualmente en el país.
“Dependemos de que se pueda acceder al mercado de cambios y poder transferir el pago de los créditos, algo que aún no está claro si está permitido para los nuevos préstamos. Si los problemas de la Argentina persisten y no se abren los brazos a los inversores extranjeros va a ser imposible hacer estos proyectos”, afirmó a BNamerica su presidente, Marcelo Rodríguez.
Además del acceso a la libre compra de dólares y su giro al exterior, la empresa debe resolver también la extensión de la fecha de inicio de operaciones comerciales (COD por sus siglas en inglés) de sus parques solares y eólicos ya que actualmente todas las metas originales se encuentran vencidas.
“Estamos trabajando para poder cumplir con los contratos y tenemos intención de hacerlos, por lo que renovamos las pólizas de caución. Los políticos tienen que entender que no estamos en Suiza y que existen problemas financieros y que no se van a poder resolver hasta que no se renueve el acceso al crédito”, explicó.
Para construir los parques, la empresa precisa además extender los CODs de los contratos adjudicados en las licitaciones RenovAr 2 y 2.5 hasta el primer semestre de 2022 y los firmados con CAMMESA para la venta de energía a grandes consumidores hasta el segundo semestre de 2021. “Si nos aplican las multas por el incumplimiento de los contratos no podremos hacer ninguno de los parques”, resalta.
Mientras aguarda una decisión oficial sobre los PPAs, la compañía ha trazado una estrategia para tener las fuentes de financiamiento listas para poder desarrollar los parques solares y el eólico: dividirlos en tres grupos separados.
El primero está compuesto por cuatro plantas fotovoltaicas: Los Zorros (45MW) y Los Zorritos (49,50MW), en la provincia de Catamarca, y La Rioja Norte (15MW), Patquía (20MW) en La Rioja.
Su desarrollo requerirá de una inversión de 130 millones de dólares, para los que ya tiene preacordado con un proveedor chino un crédito de entre 90 y 105 millones con tasas de entre el 5,50% y el 7,50% y vencimiento dos años después de la fecha de COD, detalla Rodríguez.
Los 25-40 millones de dólares restantes quedarán a cargo de Compañía Latinoamericana de Energía, para los que cuenta con dos opciones. La primera es fondearlos con su propia caja y la segunda es hacerlo con un crédito de hasta 32,50 millones con vencimiento en 10 años.
El objetivo de la empresa era comenzar con las obras a principios de este año, pero esto estará supeditado a que el gobierno resuelva los problemas contractuales y cambiarios y a que la fábrica de paneles china arranque a producir con normalidad, destaca Rodríguez.
Originalmente, Compañía Latinoamericana de Energía había mantenido negociaciones con Golden Concord Group (GCL), Canadian Solar y JinkoSolar Holding para que le suministraran los paneles fotovoltaicos.
A su vez, había llegado a un acuerdo con Siemens Gamesa Renewable Energy para que le proporcionara los inversores electrónicos y con Corven para que le entregase los trackers, como adelantó Desarrollo Energético.
Para llevar adelante el EPC de los proyectos, la empresa estaba manteniendo conversaciones con Power Construction Corporation of China (PowerChina), quien podría ser la encargada de financiar las obras.
Compañía Latinoamericana de Energía fue adjudicada con un PPA a 20 años de 41,76 dólares por MWh para construir Los Zorritos en la licitación RenovAr 2.5. En tanto, CAMMESA le asignó prioridad de despacho a Los Zorros, La Rioja Norte y Patquía en la ronda que realizó el 14 de noviembre de 2018 para vender energía a grandes consumidores locales.
El segundo grupo está compuesto por los parques solares La Pirka (100MW), en Catamarca, y Ullum X (100MW), en San Juan. En estos casos, la estrategia es diferente a la anterior por el tamaño de los proyectos.
La compañía argentina acordó venderles las plantas fotovoltaicas a los fondos de private equity Monteverdi & Gray Group y Golden Peaks Capital, pero quedará a cargo de su construcción.
El desarrollo de ambos parques requerirá de una inversión cercana a los 200 millones de dólares que será financiada por ambos fondos y la empresa china Spic Solar, que será la encargada de proveer los paneles. En tanto, el EPC sería asignado también a Powerchina.
Compañía Latinoamericana de Energía fue adjudicada con dos PPAs a 20 años de 42 dólares por MWh para construir las plantas fotovoltaicas La Pirka y Ullum X en la licitación internacional RenovAr 2, en noviembre de 2017.
Finalmente, el tercer grupo está conformado por el parque eólico General Acha (63MW), en la provincia de La Pampa. Para su desarrollo, la empresa está negociando con una fabricante noruega de turbinas, explica Rodríguez.
Originalmente, la compañía planeaba instalar 15 turbinas producidas por Vestas Wind Systems, de 4,20 MW cada una, para potenciar el proyecto, pero nunca llegaron a firmar el contrato de suministro.
El cambio se debe a que los noruegos le proveerán el financiamiento para los 94,50 millones de dólares que requiere para el desarrollo del parque eólico. En tanto, las torres en las que se montarán los aeronavegadores serán fabricados en la Argentina.
En un comienzo, Compañía Latinoamericana de Energía planeaba respaldar las obras con préstamos de fondos de inversión, o vender una parte del proyecto a empresas energéticas.
La firma energética local había sido adjudicada con un PPA a 20 años de 45,67 dólares por MWh para construir el parque eólico General Acha, en La Pampa, en la licitación RenovAr 2.

Por Hernán Dobry

Artículos Relacionados

Roch invertirá USD 200 millones para construir una planta de propileno

Hernán Dobry

Ventus construirá un parque eólico de 60 MW en la Argentina

Hernán Dobry

Minera china aumenta su inversión en litio en la Argentina

Hernán Dobry

Deje un Comentario