24.8 C
Buenos Aires
22 febrero, 2021
Energía Finanzas

Los planes de Jujuy para incentivar las energías renovables

El gobierno de Gerardo Morales busca desarrollar tres proyectos solares para posicionarse como líder en el sector en el país.

Jujuy busca posicionarse como la líder en el desarrollo de energía solar en la Argentina y desplazar de ese puesto a San Juan, de la mano de tres nuevos proyectos en los que se encuentra trabajando el gobierno de Gerardo Morales.
A diferencia de lo que ocurre con las demás provincias, donde los privados están al frente de la construcción de las plantas fotovoltaicas, allí el Estado es el encargado no sólo de su diseño sino también de llevarlo adelante y obtener los cerca de 400 millones de dólares de financiamiento que requerirán las obras.
Pese a esto, el desarrollo de estos proyectos está sufriendo las consecuencias de la crisis financiera que vive la Argentina y de las restricciones cambiarias que rigen en el país desde 2019, cuando la administración de Mauricio Macri estableció el cepo que recortó el libre acceso a la compra de dólares y prohibió el giro de divisas al exterior.
Esto ha frenado la posibilidad de que llegue financiamiento internacional para realizar obras en el sector de energías renovables, de la misma forma que lo ha hecho con rubros como la obra pública, el petróleo, el gas y la minería, entre otros.
A esto, se le suma la falta de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que también está paralizando el arribo de fondos al país para todo tipo de proyectos, incluidos los de los bancos multilaterales de crédito y de países como Alemania y China.
Como señaló el director ejecutivo de la consultora EconViews, Miguel Kiguel, los mercados financieros toman a esta entidad como una especie de “ISO 9000, como algo que es una garantía de que mínimamente es algo razonable” lo logre firmar el ministro de Economía, Martín Guzmán.
Por esta razón, hasta que el gobierno no consiga refinanciar los 10.500 millones de dólares en vencimientos que debe abonar este año, del total de 52.000 millones en préstamos que tiene tomados con el FMI, difícilmente los bancos multilaterales de crédito destraben las líneas que tienen comprometidas con el país, ya que sus estatutos establecen que primero debe existir un acuerdo con el organismo para poder desembolsar los fondos.
“Nos resultaría aceptable finalizar estas negociaciones antes de la fecha límite con el Club de París en mayo de 2021”, afirmó Guzmán la semana pasada en una entrevista con Latin Finance Connect.
Más allá de esto, Jujuy también deberá acordar con la Secretaría de Energía y la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA) el precio de venta de la energía para que los proyectos que busca llevar adelante sean viables.
“Desde el punto de vista político, el proyecto está destrabado. Sólo nos queda poder cerrar un precio para la venta de la electricidad”, afirmó el presidente de Cauchari Solar, Guillermo Hoerth, en una entrevista con BNamericas, quien debe negociar el contrato de provisión de energía (PPA por sus siglas en inglés) para el proyecto uno de los proyectos, Cauchari IV y V, que tiene la provincia en carpeta.
Para esto deberá vencer la falta de interés que viene mostrando el gobierno de Alberto Fernández con el sector de renovables desde que asumió el poder, hace ya cerca de 14 meses.
Como informó Desarrollo Energético, al menos 13 proyectos eólicos y 34 solares que fueron adjudicados con PPAs en las RenovAr y en las rondas de asignación de prioridad de despacho realizadas por CAMMESA aún no han comenzado a construirse.
Pese a que han pasado más de tres años desde el último concurso de precios (2017), el gobierno aún no ha tomado ninguna decisión sobre qué hará con estos parques de energías renovables: si los dará de baja o les concederá una prórroga para que puedan seguir adelante con su desarrollo.

Más energía solar
El gobierno jujeño busca avanzar con el desarrollo del proyecto Cauchari IV y V, la ampliación de 200 MW de su parque fotovoltaicos Cauchari I, II y III, para el que sólo le queda acordar con el gobierno el PPA para poder lanzarlo oficialmente.
La administración de Morales le propuso a la Secretaría de Energía firmar un contrato con CAMMESA a 20 años de 60 dólares por MWh, el mismo valor que obtuvo en la licitación RenovAr 1, en octubre de 2016, para sus otros parques solares de 300 MW.
Sin embargo, desde el gobierno se muestran reticentes a convalidar tarifas de esa magnitud. Incluso, el titular de la cartera, Darío Martínez, sostuvo en diversas oportunidades que los actuales precios de las renovables en la Argentina son caros.
Ante este panorama, Cauchari Solar, la empresa provincial que opera los parques, está dispuesta a sentarse a negociar una tarifa más baja que le permita poder llevar adelante los proyectos.
“Vamos a bajar de precio para reflejar la caída en los costos de los paneles solares, pero en una proporción que sea similar en términos económicos-financieros a los de Cauchari I, II y III. Valores por debajo de los 50 dólares por MWh son irreales por los costos financieros”, explica Hoerth.
La provincia ya venía manteniendo negociaciones sobre el PPA con el subsecretario de Energías Renovables de la Nación de la gestión de Cambiemos, Sebastián Kind, quien le había ofrecido pagarles el promedio de los contratos que obtuvieron los parques solares en la región del Noroeste del país en las distintas licitaciones Renovar que se realizaron 2016 y 2017, lo que equivaldría a unos 55,50 dólares por MWh. Sin embargo, no lograron llegar a un acuerdo.
La firma de este documento es de vital importancia para el proyecto ya que será la base sobre la que se armará el esquema de financiamiento que tendrán las obras. El Export-Import Bank of China (EIBC) se comprometió a respaldar el 85% del desarrollo de Cauchari IV y V con un crédito 170 millones de dólares con tasa del 3% y vencimiento en 15 años y tres de gracia, como informó Desarrollo Energético.
Para los 30 millones restantes, la provincia está analizando diferentes alternativas. Una de ellas es incluir este monto en la propuesta que piensa lanzar para refinanciar su bono de 210 millones con tasa del 8,625% y vencimiento en 2022 que emitió originalmente para respaldar la construcción de Cauchari I, II y III.
Otra opción es utilizar parte del flujo de caja de los tres parques solares para fondear su parte en el nuevo proyecto. Actualmente, las plantas producen un total de 2,55 millones de MW al año con los que facturan entre 60 y 70 millones de dólares. Una tercera posibilidad es emitir un bono verde en el mercado local o financiarse a través de la estructuración de un fideicomiso financiero.
Para este nuevo Cuchari IV y V, la compañía espera seleccionar a los mismos contratistas que desarrollaron las primeras tres plantas. De esta forma, Power Construction Corporation of China (PowerChina) y Shanghai Electric Group estarán a cargo del EPC mientras que Talesun, podría ser la proveedora de los paneles fotovoltaicos.
El objetivo de la empresa es comenzar con las obras a mediados de 2021 y tenerla lista a finales del primer semestre de 2022, ya que la construcción le llevará 100 días, pero necesitará dos meses de preparación y otros tres para que se realicen los desembolsos de los fondos.

Pueblos solares
En paralelo, Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (JEMSE) también busca reactivar su proyecto para construir 13 pequeños parques solares en la provincia, para generar un total de 95 MW de electricidad.
El proceso se encuentra paralizado desde agosto de 2019, cuando el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la Agence Francaise de Developpement (AFD) decidieron suspender por tiempo indeterminado el crédito de 120 millones de dólares a 15 años que habían acordado con la compañía para respaldar su desarrollo tras la derrota de Macri en las PASO.
“Mientras la Argentina mantenga la restricción para el acceso al mercado libre de cambios y para la transferencia de divisas al exterior, no vamos a poder acceder a estos préstamos. Ahora, están totalmente parados”, afirma su presidente, Felipe Albornoz, en una entrevista con BNamericas.
Pese a esto, JEMSE decidió volver a presentarle las carpetas a diferentes organismos internacionales (agencias de crédito, bancos de desarrollo) para solicitar los créditos que necesita para la construcción de los parques.
Entre las entidades a las que han recurrido se encuentran el Fondo Financiero para el Desarrollo de los Países de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
A su vez, la compañía provincial ha estado manteniendo conversaciones con empresas locales para desarrollar los proyectos bajo la modalidad de Participación Público Privada (PPP).
A su vez, la distribuidora Empresa Jujeña de Energía SA (EJESA) ha mostrado interés en quedarse con dos de los parques solares, al igual que lo han hecho otras empresas de Buenos Aires y Córdoba por algunas de las demás plantas.
“Actualmente, llegamos a tener demostraciones de interés por 8 de los 12 parques más chicos. Seguimos trabajando para conseguir los fondos para los demás”, afirma una fuente cercana a JEMSE.
Como adelantó Desarrollo Energético, planea levantar 12 parques solares de entre 5 y 10 MW cada uno en las localidades de Humahuaca, Guerrero, Alto Padilla, El Carmen, Las Maderas, Los Lapachos, Perico, Finca El Pongo, La Quiaca, Lavallén, Chalicán, Caimancito.
A su vez, busca desarrollar otra planta fotovoltaica de 10 MW en ciudad de La Quiaca para suministrarle energía a la zona franca, situada cerca de la frontera entre la Argentina y Bolivia.
El gobierno jujeño ya ha realizado audiencias públicas en las 12 localidades y los estudios de impacto socioeconómico necesarios para poder comenzar con la construcción de los parques que requerirán de una inversión de 120 millones de dólares.

Litio + sol
JEMSE se encuentra enfrascada en tratar de recortar los costos de su proyecto para construir una planta termo-solar de hasta 50MW para poder llevarlo a una fase de desarrollo comercial.
La compañía está trabajando junto a INVAP en la selección de los equipos que se utilizarán para el proceso de generación eléctrica. El objetivo es reducir los montos actuales ya que les resultan demasiado elevados para poder obtener un PPA con CAMMESA, explica a BNamericas su presidente, Felipe Albornoz.
Como adelantó Desarrollo Energético, el plan original estimaba que los valores de construcción de la planta termo-solar podrían alcanzar aproximadamente los 1,50 millones de dólares por MW, con lo que precisaría de unos 75 millones para su desarrollo.
Luego de los estudios que llevaron a cabo JEMSE e INVAP entre 2019 y 2020 ese monto se incrementó muy por encima de esa cifra, lo que ha tornado el proyecto inviable si no se logran reducir esos valores, señala Albornoz.
La compañía provincial planea tener listos estos ajustes para finales de febrero y, así, poder sentarse a negociar un PPA con CAMMESA y la Secretaría de Energía de la Nación. Una vez conseguido todo esto, saldrá en busca del financiamiento necesario para poder desarrollar la planta.
Entre las opciones que están analizando se encuentran recurrir al mercado local, utilizar el flujo de caja que le genera la venta de electricidad de Cauchari I, III y III, o recurrir a préstamos de bancos chinos.
La estrategia dependerá del monto que finalmente se requiera para llevar adelante la planta termo-solar ya que la compañía tiene varias opciones para su construcción. La primera es levantar un parque de 10 MW y, luego, ampliarlo hasta 50 MW y, la segunda es ir directamente por uno de 50 MW.
En cualquiera de estos casos, JEMSE planea utilizar la mano de obra y la infraestructura de Cauchari I, II y III para el desarrollo de este proyecto, ya que será instalado en un terreno lindero en la Puna. Esto se acentuaría más aún si finalmente la empresa logra concretar la construcción de los parques Cauchari IV y V.
JEMSE planea levantar una planta fotovoltaica que generará electricidad que utilizará para inyectar al Sistema Interconectado Nacional (SIN) y calentar sales durante las horas del día. Estas, luego, se usarán para hervir agua y generar vapor durante la noche para impulsar turbinas que producirán electricidad.
Esto le permitirá al parque producir energía en forma continua y, al mismo tiempo, aprovechar los recursos de la Puna: la radiación solar y las sales residuales del proceso de producción de carbonato de litio en los salares cercanos.
El plan original de la empresa es construir un parque fotovoltaico de 10 MW para calentar las sales provenientes de la planta Olaroz Lithium, que se encuentra en las cercanías.
Luego, utilizará para producir vapor en una caldera y así alimentar a una turbina también de 10 MW, que generará energía durante la noche y se conectará al SIN a través de la línea de alta tensión Interandes, de 345 kV.
En una segunda etapa, JEMSE planea expandir el proyecto hasta alcanzar una generación total de 50 MW utilizando el mismo proceso de producción en la fase inicial. Toda esta tecnología fue diseñada especialmente por INVAP.

Por Hernan Dobry

Artículos Relacionados

Argentina planea construir un canal para unir Córdoba con Bahía Blanca

Hernán Dobry

Genneia obtiene un crédito de USD 20 millones del BICE y el Santander

Hernán Dobry

YPF Luz escogió a GE como contratista EPC y proveedor de turbinas para un parque eólico

Hernán Dobry

Deje un Comentario