20.7 C
Buenos Aires
21 noviembre, 2020
Minería

La minería le da buenas noticias al gobierno

Tres proyectos avanzaron en su desarrollo y anunciaron inversiones para los próximos años

La Argentina al fin tuvo una buena noticia en medio de la cada vez mayor cantidad de empresas internacionales que dejan el país y la crisis económica y cambiaria que vive desde principios 2018 y que se ha profundizado desde que Alberto Fernández decretó la cuarentena el 20 de marzo.
La buena nueva vino desde la minería, un sector al que el gobierno le ha prestado poca atención, a pesar de que el Presidente sostuvo que es uno de los primordiales para el desarrollo de la nación y que podría generar empleo, regalías para las provincias e ingresos por retenciones tan importes o mayores que los de la soja.
Minera Andina del Sol, manejada por la canadiense Barrick Gold y la china Shandong Gold, anunció el 21 de octubre que planea desembolsar 409 millones de dólares en los próximos cinco años para extender la vida de su mina de oro y plata Veladero, en San Juan.
El día anterior la canadiense Fortuna Silver Mines había informado que realizó la primera colada de oro en su mina Lindero, en Salta, con la que produjo 728 onzas. “Es un logro significativo para la compañía ya que avanzamos en la fase de aceleración de la mina hacia la producción comercial en el primer trimestre de 2021”, sostuvo su presidente y CEO, Jorge Ganoza.
Finalmente, el 19 de octubre Josemaria Resources, controlada por la canadiense Lundin Group of Companies, había dado a conocer que había concluido su estudio de factibilidad de su mina de cobre, oro y plata Josemaría, en San Juan, que requerirá de una inversión de 3.000 millones de dólares para su desarrollo.
A pesar de estas buenas noticias, las primeras que tiene el sector en años, los principales referentes de la industria le solicitaron al gobierno de Alberto Fernández medidas que permitan poder atraer más inversiones al país.
“Necesitamos crear un escenario para que esas divisas, inversiones, dólares que ingresan para transformarse en capacidad productiva, tengan las condiciones apropiadas para venir, porque si no esa competitividad que no podemos mostrar y poner arriba de la mesa va a hacer que esas inversiones vayan a otros lados – afirma Alberto Carlocchia, presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) en el Seminario Internacional Argentina Oro y Plata -. Pedimos contemplar estas características particulares de empresas netamente exportadoras como las mineras, tener la estabilidad de políticas macroeconómicas o tributarias, acceso al mercado cambiario apropiado para favorecer que estas inversiones vengan con tranquilidad y seguridad de que están viniendo al lugar correcto porque se les va a respetar que están confiando en la Argentina”.
Como informó Desarrollo Energético, uno de los principales puntos que están paralizando las inversiones mineras son las restricciones cambiarias impuestas a fines de 2019 por el gobierno de Mauricio Macri y profundizadas el 15 de septiembre por la gestión de Alberto Fernández con la comunicación 7106 del Banco Central de la República Argentina (BCRA).
“Necesitamos garantizar que de alguna manera podamos contar con un mecanismo que nos permita, al menos, poder pagar los dividendos. Sino el mensaje que mandamos a aquella persona que quiere invertir o a los stackholders que quiere invertir en una empresa minera que está en la Argentina, lo desincentiva. Es más difícil crear esa inversión cuando el país no te deja sacar la plata – explicó Marcelo Álvarez director ejecutivo de Barrick Gold en la Argentina y Chile en el mismo evento -. Cada vez que vendemos en el momento que lo queremos sacar perdemos más del 40% de las ventas, que se lo queda el mercado financiero. Hago el cambio de la venta de dólares en el mercado oficial y cuando lo saco lo tengo que cambiar a un precio distinto. Esa pérdida de valor del negocio redunda en pérdidas de vida útil de la mina”.
Por eso, María Eugenia Sampalione, gerente de Relaciones Externas de Newmont Argentina, una de las principales productoras de oro del mundo con operaciones en la provincia de Santa Cruz, advirtió en el Seminario Internacional Argentina Oro y Plata: “Hay que cuidar a lo que hoy tenemos, a las compañías que estamos produciendo”.
Desde la Secretaría de Minería de la Nación, su titular Alberto Hensel, están intentando reducir esta incertidumbre. Para eso, logró que el 1 de octubre se reglamentara la reducción de las retenciones para las exportaciones del sector y mantienen conversaciones constantes con los distintos actores para poder armar un plan estratégico de desarrollo minero argentino.
“Estamos atendiendo las cuestiones de corto plazo: las retenciones, el acceso al mercado único libre de cambios y otras cuestiones de carácter regulatorio. A su vez, hay que trabajar en el mediano plazo – destacó en el mismo evento -. Como en la minería por ser una actividad de alto riesgo que demanda grandes sumas de dinero de inversión que viene del exterior, es necesario fijar reglas del juego que les dé certidumbre, seguridad jurídica, claridad en las reglas del juego y en el marco de una explotación racional de nuestros recursos naturales, fijar los grandes lineamientos de una política pública que se convierta en una política de estado para los próximos treinta años en la Argentina. Necesitamos que haya un esquema regulatorio para que quien decida invertir semejante suma de dinero que demanda un proyecto minero de escala mundial, tenga la certeza de que está apostando adonde tiene que apostar”.

Un poco de aire para la industria
La notica más alentadora que recibió el gobierno nacional es que Minera Andina del Sol seguirá invirtiendo en la Argentina para tratar de alargar la vida de su mina de oro y plata Veladero. Para esto, anunció que desembolsará 409 millones de dólares a lo largo de los próximos cinco años.
“Seguimos buscando formas de extender la vida de la mina y, recientemente, hemos delineado oportunidades para extender la corriente actual y tenemos oportunidades significativas para desarrollar depósitos satélites que también se sumarían a la vida de la mina”, afirmó su presidente ejecutivo Mark Bristow en el Seminario Internacional Argentina Oro y Plata.
El deseo de prolongar las actividades en Veladero no sólo a su potencial, sino que también a la escasez de nuevos proyectos exploratorios avanzados de oro y a las perspectivas de que la cotización del metal precioso continúe su carrera alcista en el futuro. En lo que va del año, su precio creció un 23,92% y se negocia a 1882,90 dólares por onza en los mercados internacionales
“Estamos en otra fase de alto riesgo alto riesgo económico y geopolítico a nivel mundial y el precio del oro es siempre una medida del nivel de riesgo global tanto económica como geopolíticamente. Claramente, tenemos una oportunidad y anticipar que el precio del oro seguirá siendo alto en el futuro y, por lo tanto, ahí radica una oportunidad y una motivación para continuar explorando depósitos de oro de clase mundial”, sostuvo Bristow.
Como parte de este nuevo plan de expansión que permitirá extender las operaciones de Veladero hasta 2033, Minera Andina del Sol espera utilizar los 409 millones de dólares para adquirir 4 camiones, 2 perforadoras, realizar perforaciones en la mina y desarrollar la fase 7 A/B de su programa de trabajos (entre 2021 y 2023), la 8 (entre 2021 y 2024) y la 3 y 4B (entre 2025 y 2026), que incluye la impermeabilización de grandes superficies para acumular mineral y lixiviarlo
“Tenemos el potencial de extender la vida útil hasta 2033 y es totalmente viable a un precio del oro a 1.200 dólares por onza. Lo que tenemos que llevar la producción a 500.000 onzas anuales y bajar los costos a la mitad inferior, por debajo del 30% de los costos de la industria, para que sea clasificada como un Tier 1. Veladero es una mina de baja ley y alto costo, pero sigue siendo viable a este precio y la rentabilidad al actual valor del oro es muy atractiva”, resaltó el ejecutivo.
La inversión anunciada por Bristow se suma a los 219 millones de dólares que ya está invirtiendo la compañía entre 2020 y 2021 para llevar adelante las fases 6 (163,50 millones), que tiene un avance del 71,20% y estará lista en mayo de 2021, la 4B y 5B (9,90 millones) que concluyó en febrero, y la construcción de la línea eléctrica (41,60 millones), en la que ya realizó un 72% de las obras y finalizará en julio del año próximo, y de la pista de aviación (4 millones) a la que le resta un 8,10% y estará terminada en diciembre.
“Tenemos grandes proyectos para darle una línea de electricidad de Pascua, en Chile, que podría reducir los costos energéticos y la huella de carbón porque Chile tiene predominantemente energía limpia y es más barata en comparación con la generada a diesel que tenemos en Veladero”, explicó el directivo.
Con estas inversiones y trabajos, la empresa estima que le generará a la Argentina ingresos por al menos 5.000 millones de dólares de nuevo crecimiento económico a través del pago de impuestos, salarios y compras a proveedores locales. A su vez, espera incrementar su plantilla de empleados de 3.300 a cerca de 4.000, de los cuales el 93,50% son sanjuaninos.
“La Argentina tiene un potencial enorme. No es un lugar fácil para trabajar, pero se puede hacer como lo ha demostrado la industria y, más específicamente, por lo que ha demostrado Barrick y cómo se ha desarrollado y ha podido seguir operando Veladero. Estamos enfrentando tiempos particularmente desafiantes en la Argentina debido a la pandemia y, también, al estrés consecuente en la economía, pero la minería es una industria en asociación con el gobierno que realmente puede marcar la diferencia”, afirmó el directivo.
A estos trabajos se le suma el programa de exploración que está realizando la compañía en paralelo en un área de 30 kilómetros a la redonda de la zona para intentar extender aún más la vida de la mina, que incluye tratar de sumar su proyecto Lama.
“Seguimos buscando oportunidades para extender la vida de la mina. Barrick solía ser el líder de la minería en esta parte del mundo y nuestro objetivo es recuperar esa posición como el explorador líder y menor de depósitos de oro y cobre de oro en América del Sur y la Argentina, por supuesto, es una parte integral de ese enfoque. Veladero es una operación marginal con una vida limitada remanente”, destacó Bristow.
Como parte de este proceso, la compañía ya ha identificado varios targets en los cuales piensa trabajar en las próximas temporadas con la intención agregarle valor a la mina sanjuanina. Así, entre el recurso que ya se ha minado y lo que puede sumar Pascua Lama podría alcanzar un total de 40 millones de onzas de oro.
“En un radio de 30 kilómetros de Veladero, tenemos varios proyectos que son de interés. Hemos firmado un convenio con IPEEM para realizar la exploración de La Ortiga donde tenemos tres interesantes prospectos en los que hemos empezado a trabajar en esta temporada, con pórfidos de oro cobre y otros de alta sulfuración”, afirmó Leandro Sastre Salim, vicepresidente de Exploración para América latina de Barrick Gold, en el mismo evento.
A esto, se le suma el proyecto incluir el depósito de oro y plata Lama, que la empresa canadiense tiene en las cercanías, luego de que la Justicia chilena ordenara el 19 de septiembre la clausura total y definitiva de la mina Pascua, que incluía la explotación de esa parte del lado argentino, por los daños ambientales que había provocado durante su construcción en la frontera entre ambos países. La compañía acató el fallo y comenzó con el proceso de cierre, pero al mismo tiempo empezó a buscar alternativas para la parte que le queda del otro lado de los Andes.
“Ya comenzamos en la reevaluación de este potencial tanto como proyecto autónomo en forma de Lama en la Argentina, autónomo del de Pascua en Chile, y, por supuesto, una combinación con Veladero. Tenemos un equipo dedicado a mirar esta reevaluación e incluirlo a Veladero y a otros satélites alrededor por el componente positivo de esta oportunidad es la infraestructura que ya se instaló en el lado argentino del proyecto”, señaló Bristow.
Sastre Salim explica que, si bien el mayor potencial Pascua Lama se encuentra del lado chileno, la presencia de metales preciosos continúa también hacia el lado argentino, lo que le ha resultado de interés a la compañía.
“Tenemos una tendencia hacia el noroeste donde hay identificada una presencia de oro en el sector Penélope, donde se estuvo haciendo perforación para tratar de entender si el producto pudiera ser metalúrgicamente compatible con el de Veladero para tenerlo como opción para agregar valor allí y generar una operación en Lama y un cuerpo de mayor volumen”, resaltó.
En tanto, Bristow sostuvo: “Tenemos un programa para perforar más completamente el depósito de Penélope y la pregunta es cuánto de ese depósito es lixiviable y cuánto es óxido que puede pasar por el proceso de lixiviación en Veladero. De lo contrario, tendremos que ver cómo utilizamos la infraestructura de Lama para procesar todo ese cuerpo. Recientemente, acabamos de terminar la campaña de perforación inicial en esa área y hemos podido dibujar una sección a través de Penélope y Veladero hasta el depósito de Pascua. Estamos ocupados con un modelo geológico tridimensional para la región y comenzando a comprender realmente la geología de esa área.
Además del sector Penélope, Barrick Gold también está realizando trabajos de exploración en el proyecto Brecha Porfiada, que se encuentra pasando la Quebrada de Lama, con la misma finalidad. La compañía estuvo perforando en la zona hasta el 20 de marzo, pero tuvo que abandonar las labores con el comienzo de la cuarentena en la Argentina.
En el caso de que sea posible tratar el mineral de Lama en Veladero, la empresa canadiense deberá llegar a un acuerdo con su socia Shandong Gold ya que ese depósito es totalmente de su propiedad.

Un proyecto a futuro
El anuncio de Josemaria Resources de la finalización del estudio de factibilidad de su mina Josemaria es una buena noticia para el sector ya que se tratar del primer proyecto de cobre de gran magnitud que podría ponerse en marcha en el país de los diez que hay en diferentes etapas de exploración.
Sin embargo, para poder desarrollarlo la empresa canadiense deberá conseguir alternativas de financiamiento o socias interesadas en invertir en la Argentina, mientras avanza con el estudio de impacto ambiental (EIA), paso previo a poder iniciar la construcción de las instalaciones.
“Serán 3.000 millones de dólares para entrar en producción, algún componente de eso será un poco de capital, pero ¿podemos transmitir la plata? Estoy seguro de que podríamos hacer un trato de transmisión en el lado del oro. Podríamos vender un porcentaje del depósito. Creo que todas las opciones están abiertas cuando posees el 100% de un gran proyecto encubierto”, afirmó Adam Lundin, presidente y CEO de la unidad del conglomerado canadiense Lundin Group of Companies, en un webinar.
Su vicepresidente de Proyectos, Arndt Brettschneider, concuerda y agrega en el mismo evento: “Es financiable y lo más importante, por supuesto, es seguro y agrega valor a la Argentina, a nuestros inversionistas, a nuestros empleados y a todas las demás partes interesadas, dentro de un período de tiempo aceptable”.
Desde la Secretaría de Minería de la Nación se muestran confiados en que la compañía canadiense podrá conseguir el financiamiento porque cuenta con un activo de calidad y gran potencial. Tiene un importante porcentaje de oro que le da un valor agregado, más allá de que en esencia se focalice en el cobre, explica una fuente cercana a la cartera que maneja Alberto Hensel, que pidió mantenerse en el anonimato.
Josemaria cuenta con reservas probadas y probable de cobre de 6.700 millones de libras, 7 millones de onzas de oro y 30,70 millones de onzas de plata. Según su estudio de factibilidad, anunciado el 19 de octubre, podría producir anualmente en promedio 136.000 toneladas de cobre, 231.000 onzas de oro y 1,16 millones de onzas de plata durante sus 19 años de vida. De esta forma, representarán el 71%, 27,50% y 1,50% de sus ingresos, respectivamente.
“Estos son números defendibles realistas, todo ha sido analizado, reduciendo al nivel de variabilidad y seguiremos avanzando muy contentos con las reservas. Es súper exclusivo tener este tipo de declaración de reserva, sabes que hay mucho oro junto al cobre”, explica Lundin.
Sin embargo, un ex funcionario de la Secretaría de Minería que también pidió mantenerse en el anonimato, diciente con este optimismo y señala que “para los grandes proyectos metalíferos va a costar conseguir financiamiento porque en estas condiciones cambiarias, nadie va a atraer dólares a la Argentina. Para que resulten atractivos va a ser necesario que el gobierno saque alguna ley de promoción de inversiones”.
Mario Hernández, presidente de la Cámara Minera de San Juan y del Grupo de Empresas Mineras Exploradoras de la República Argentina (GEMERA), concuerda y agrega “falta mucho todavía para coordinar especialmente para los nuevos proyectos. Estamos trabajando en eso proyecto por proyecto en la mesa convocada por Alberto Hensel. Tenemos esperanzas de que se pueda dar un marco especial para los nuevos proyectos que necesitan tener períodos de repago de la inversión más cortos”.
La compañía confía en que las características propias del proyecto y las condiciones que se darán en el mercado metalífero mundial en los próximos años contrarrestarán las condiciones macroeconómicas actuales del país, la inseguridad jurídica y la falta de reglas del juego claras endémicas que existen en la Argentina para poder atraer inversores.
“Seguiremos viendo el aumento del precio del cobre en el tiempo y la electrificación del mundo conducirá a una mayor demanda y, lo que es más importante, los últimos cinco años ha sido un momento difícil en el espacio minero y no mucha gente ha hecho avanzar los proyectos. Hemos tenido la suerte de tener grandes accionistas que nos ha permitido seguir impulsando este proyecto y ahora, cuando publicamos el estudio de factibilidad y miramos a nuestro alrededor, no hay demasiados compañeros y estamos en una liga propia y no veo mucha competencia para cuando las grandes empresas quieran comenzar a desarrollar o adquirir proyectos”, destaca Lundin.
Por esta razón, la minera canadiense ya ha comenzado con los trabajos para preparar el EIA, que espera tener listo durante el primer trimestre de 2021, para presentárselo al gobierno de San Juan. Según sus cálculos, el proceso de aprobación podría prolongarse hasta los primeros meses de 2022.
“En este momento, nuestro enfoque está en continuar nuestro diálogo constructivo y abierto con los gobiernos locales y federales con los que hemos estado trabajando durante un período muy largo de tiempo completando nuestra evaluación ambiental integral y con nuestro compromiso con las comunidades”, señala Brettschneider.
En paralelo, la compañía se abocará a conseguir los permisos sectoriales y a realizar los trabajos de ingeniería del proceso, que le llevarán cerca de dos años, por lo que estima tenerlos concluidos para el inicio de 2023.
A su vez, en el segundo semestre del próximo año, la empresa planea comenzar con los trabajos iniciales. Para ese entonces, ya debería tener cerrado el financiamiento ya que en el último trimestre de 2021 proyecta arrancar con la construcción de la infraestructura de la mina y la planta de procesamiento.
Según el esquema de la compañía, las obras se prolongarán hasta mediados de 2025 por lo que espera iniciar la producción entre los últimos meses de ese año y los primeros de 2026.
Según el estudio de factibilidad, el valor actual neto del proyecto es de 1.530 millones de dólares a una tasa de descuento del 8% y cuenta con una tasa interna de retorno del 15,40%, calculado a precios del cobre de 3 dólares por librea, del oro a 1.500 dólares por onza y de la plata a 18 dólares por onza.
Josemaria Resources busca maximizar el flujo de caja inicial con una producción anual promedio durante el primer trienio de 166.000 toneladas de cobre, 331.000 onzas de oro y 1,25 millones de onzas de plata, lo que permitiría una recuperación de la inversión en 3,80 años desde el comienzo de los trabajos de la planta, que contará con una capacidad de procesar 152.000 toneladas por día.
La compañía deberá pagar en la Argentina impuestos a la renta del 25%, más un 3% de regalías a la provincia de San Juan. Sin embargo, la empresa no incluyó en el estudio de factibilidad del proyecto las retenciones a las exportaciones que podría abonar debido a los cambios constantes que se han dado en el país en esa materia ya que las actividades de su planta recién se iniciarán en varios años y les es imposible calcularlas.
En la actualidad, las ventas del cobre al exterior deben pagar 3 pesos por cada dólar, mientras que las de oro y la plata cuenta con una alícuota del 8%, desde el último cambio que realizó el gobierno el 1 de octubre.
Los metales producidos en la mina serán trasladados en camiones de 360 toneladas cada uno hasta la ciudad de San Juan y, desde allí, en tren casi 950 kilómetros hasta el puerto de Rosario, en la provincia de Santa Fe, donde se los embarcarán para su exportación.
Esto fue una de las condiciones que le impuso el gobierno argentino a la empresa para permitirle seguir adelante con el proyecto, ya que una de las alternativas que manejaba era trasladarlos del otro lado de la cordillera de los Andes para comercializarlos a través del Océano Pacífico.
“Inicialmente analizamos ambas opciones en el estudio e hicimos una compensación considerando no solo el costo sino también la practicidad proveniente del lado empinado de los Andes. Se requiere una inversión significativa para poder operar de manera segura y continuamente sacar camiones del lado empinado de los Andes y desde una perspectiva de costos no tiene sentido agregar otro aspecto de costo de capital en un entorno de permisos más difíciles con un conjunto completamente nuevo de aprobaciones que serían necesarias para poder concentrarse a través de Chile y exportarlo a través de un puerto chileno”, destaca Brettschneider.

Por Hernán Dobry

Artículos Relacionados

Sales de Jujuy invertirá USD 577 millones en un proyecto de litio

Hernán Dobry

Yamana Gold, Glencore, Goldcorp invertirán USD 2.500 millones en una mina de cobre y oro

Hernán Dobry

Tibet Summit invertirá USD 180 millones en una mina de litio en Salta

Hernán Dobry

Deje un Comentario