12.5 C
Buenos Aires
10 julio, 2020
Finanzas Petróleo y Gas

Una petrolera define el futuro de su deuda

La asamblea de acreedores someterá a votación su plan de refinanciación.

Medanito no la tiene fácil. Desde hace casi tres meses, está en cesación de pagos de su obligación negociable (ON) Clase 10 y la asamblea de bonistas convocada por uno de sus principales acreedores para esta tarde para intentar resolver este tema está destinada al fracaso.
Es que la petrolera de las familias Carosio y Grimaldi precisa de la participación y aceptación de la totalidad de los tenedores de su título para poder aprobar la modificación de los términos y condiciones que pretende incluir en el prospecto del bono de 19,74 millones de dólares con tasa del 9,87%, cuyo vencimiento original era el 22 de diciembre de 2019 y que había sido postergado hasta el 31 de marzo.
Sin embargo, sólo consiguió que el 70% de los acreedores se inscribiera para participar de la asamblea que se realizará a las 16 en su sede de Adolfo Alsina 771, en la ciudad de Buenos Aires, pero que por el aislamiento social preventivo y obligatorio se prorroguen, se llevará a cabo por videoconferencia, señala una fuente cercana a la compañía.
“Los principales tenedores van a participar, pero el problema es que hay muchos bonistas individuales, que cuenta cada uno con poca cantidad de títulos, y resultan difícil lograr que se sumen a la reunión”, destalla.
En diciembre de 2019, la empresa había conseguido el consentimiento del 96,52% de los acreedores (aunque precisaba el de la totalidad) para aplicar el efectivo que tenía en la cuenta de reserva para abonar intereses por 492.000 dólares y capital por 253.000 y, así estirar el proceso de incumplimiento de la ON hasta el 31 de marzo.
La actual asamblea fue solicitada por Puente, que cuenta con el 13,61% de las ON Clase 10, el 11 de mayo y es uno de los que respalda el proceso iniciado por Medanito, al igual que lo están haciendo otros ocho “family office” y fondos de inversión que cuentan en su poder con entre 500.000 y 800.000 dólares de estos instrumentos cada uno, explica la misma fuente.
El plan que Medanito busca someter a votación esta tarde incluye una extensión de, al menos, doce meses en los vencimientos del bono para darle oxígeno a la compañía y poder cumplir con sus compromisos, como adelantó Desarrollo Energético.
Como esta estrategia está destinada al fracaso por la falta del quórum necesario para realizar la modificación del prospecto, la compañía les propondrá a los acreedores convocar a una nueva asamblea en un plazo de 90 días en la que se elevará un plan alternativo, resalta la fuente.
La propuesta, que está siendo negociada con los principales tenedores de la ON Clase 10, incluye el canje del bono actual por uno nuevo con vencimiento a 12 meses por el mismo monto al que se le sumará la capitalización de los intereses no pagados y una tasa superior a la actual, que es del 9,87%, detalla.
En ese caso, la asamblea deberá contar con, al menos, el 60% del monto total del capital de los títulos en circulación (11,84 millones de dólares) para poder sesionar y votar el nuevo plan. En caso de que esto no se logre se convocará a una segunda dentro de los 30 días siguientes que requerirá de un quórum del 30% (5,92 millones).
En ambos casos, la resolución que se adopte debe ser aprobada por la mayoría absoluta de los presentes y será vinculante para todos los tenedores de la deuda, hayan o no asistido a la reunión.
Un caso similar a este es el que vivió Echo Energy, la petrolera británica con operaciones en la Argentina, en los últimos meses, ya que logró restructurar su bono de 20 millones de euros con vencimiento en 2021, en la segunda asamblea luego de haber fallado en conseguir el quórum necesario en la primera instancia, como informó Desarrollo Energético.
Mientras tanto, Medanito continúa manteniendo conversaciones con Credit Suisse International, Banco Ciudad, Itaú Unibanco Nassau Branch, HSBC Bank Argentina y Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) para suspender los efectos que podría causarle la falta de pago de las cuotas de amortización de capital e intereses del crédito de 80 millones de dólares con tasa Libor + 10% y vencimiento en octubre de 2022, en la que viene incurriendo desde enero de 2019.
La compañía venía logrando un “acuerdo de espera” para evitar que la declararan en cesación de pagos cada mes que incumplió el 31 de marzo y, desde ese momento, logró que las entidades aceptaran la suspensión de todos los desembolsos que debía realizar sin plazo determinado, en lugar de continuar posponiéndolos cada treinta días, como venía haciéndolo desde principios del año pasado, como adelantó Desarrollo Energético.
“Arreglamos con los bancos que no se realizarán pagos de capital e interés hasta nuevo aviso ya que por la situación actual no ameritaba seguir postergándolo cada mes. Nuestro planteo es pasar todos los vencimientos para dentro de uno o dos años, pero aún no tuvimos respuesta”, explica su presidente Alejandro Carosio.
Hasta el momento, Medanito logró posponer la cuota de amortización de capital del préstamo de 3 millones de dólares, con vencimiento el 25 de enero de 2019, dos de capital e intereses de 4,70 millones cada una (25 de abril y 25 de julio de 2019), una de 8 millones (25 de octubre), otra de 8,10 millones (25 de enero) y una de 8,10 millones (25 de abril).
Si bien el proceso de restructuración de esta deuda aún no ha concluido ambas partes ya han acordado que incluirá una reducción de la tasa de interés a Libor + 2,50% entre el 25 de julio de 2019 y el 24 de julio de 2020, y Libor + 5% entre esa fecha y octubre de 2022.
Como parte del acuerdo, las familias Carosio y Grimaldi se comprometieron a vender algunos de sus activos no estratégicos en condiciones razonables de mercado para repagar parcialmente el capital adeudado, a resolver la restructuración de su ON y a cumplir con una serie de indicadores financieros (cobertura de interés, de servicio de deuda y de reservas PDP, apalancamiento, exportaciones mínimas, producción, vida de reservas e inversiones), pero no lo ha logrado.
La empresa estaría dispuesta a desprenderse de su participación en los bloques Dos Picos y Cutral Có, en la provincia de Neuquén, la planta de tratamiento de petróleo y la central térmica Rincón de los Sauces, de 32 MW, explica la fuente, para focalizarse en sus áreas Aguada del Chivato-Aguada Bocarey y en el procesamiento gas natural y la producción de gas licuado de petróleo (GLP).

Una empresa en problemas
La desaceleración de la industria petrolera en la Argentina y la caída del precio internacional del crudo desde el inicio de la pandemia de coronavirus profundizaron la crisis financiera que viene atravesando Medanito en los últimos años.
En el primer trimestre, la petrolera argentina reportó un EBITDA negativo de 491,06 millones de pesos (7,62 millones de dólares al tipo de cambio equivalente al cierre del ejercicio), una pérdida total de 1.109 millones (17,22 millones), una deuda con acreedores y proveedores de 8.001 millones (124,22 millones) y efectivo en caja y equivalentes por un total de 178,60 millones (2,77 millones), al 31 de marzo.
La compañía informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) el 4 de junio que durante ese período incurrió “en pérdidas mayores al 15% del patrimonio neto” por lo que está “analizando distintas alternativas entre las que se incluyen la venta de ciertos activos estratégicos que mejoren su estructura financiera y patrimonial”.
Todo esto se empeoró luego de la cuarentena decretada por el gobierno nacional el 20 de marzo, ya que está impactando de lleno en las ya débiles finanzas de Medanito, porque provocó una caída en el consumo de combustibles en la Argentina. Esto llevó a YPF a suspender las compras de crudo a sus proveedores habituales y, en su lugar, a usar el que tiene acumulado en sus depósitos y el que generen sus yacimientos hasta que se recupere el nivel de actividad.
Esto ni siquiera pudo se paliado con la decisión administrativa 008/2020 de la Dirección de Hidrocarburos de Mendoza del 14 de mayo que conminó a empresa controlada por el Estado a buscar un acuerdo con las empresas operadoras de la provincia, para prorratear las compras entre los productores que abastecen su refinería de Lujan de Cuyo, como venía haciéndolo hasta diciembre de 2019, para evitar dañar los yacimientos y sus reservas.
Sin embargo, esto no ha surtido efecto e YPF ya dijo que posiblemente no vuelva a comprar crudo hasta que la economía y el consumo del país se recupere, como informó Desarrollo Energético.
“En condiciones normales de operación, compramos alrededor del 20% del petróleo que refinamos, unos 50,000 barriles por día. Pero este no es el caso hoy, ya que no estamos operando a plena capacidad ni comprándole a terceros y probablemente no lo haremos por algún tiempo, ya que tenemos más de 7,20 millones de barriles y una considerable cantidad de productos refinados en stock – afirmó su vicepresidente de Estrategia, Desarrollo de Negocios y Relaciones con Inversores, Sergio Giorgi, durante la presentación de sus resultados del primer trimestre -. Ahora, bajo la incertidumbre actual, tenemos un escenario diferente, pero es difícil dar una fecha en la que vamos a reanudar la compra de crudo a terceros. Podría llevar un par de meses y, probablemente, comenzaremos a hacerlo a volúmenes menores en comparación con los que estábamos adquiriendo antes de la crisis hasta que la demanda se recupere”.
Esto le ha generado un cimbronazo a Medanito ya que YPF solía comprarle cerca de las dos terceras partes de los 7.200 metros cúbicos por día (MCD) de su producción (5.000 MCD) en Mendoza y Neuquén.
Por esta razón, la empresa ya ha comenzado a paralizar la actividad en sus yacimientos, al punto de que se encuentra operando al 60% de su capacidad, y sólo está manteniendo abiertos los necesarios para cumplir con las entregas que tiene comprometidas con refinadoras más pequeñas y con Raizen.
“La débil situación de liquidez, sumada al fuerte paquete de garantías otorgado, dificulta el acceso al crédito y limitan a la compañía a lograr la reestructuración de su endeudamiento financiero o venta de activos”, afirma Gabriela Curutchet, directora asociada de la agencia FixScr en un informe.
Pese a la crisis, Medanito aún mantiene activa su planta de tratamiento de gas natural, con la que procesa 2,40 millones de MCD propios y de otras compañías, para inyectarlo tanto en el sistema nacional de transporte como exportarlo a Chile como GLP.
En el primer trimestre del año, sus ventas de este fluido alcanzaron los 21,03 millones pesos (326.536 de dólares), lo que representó el 2,11% de sus negocios y las de GLP fueron de 155,12 millones (2,40 millones) y equivalieron el 15,59% de su facturación al 31 de marzo.
Finalmente, su central térmica Rincón de los Sauces, de 32 MW, continúa operando al máximo de su capacidad. Esta unidad le generó entre enero y marzo 202,49 millones de pesos (3,14 millones de dólares) de facturación, lo que representó un 20,35% de sus operaciones.

Por Hernán Dobry

Artículos Relacionados

YPF y Trefoil entre los cinco ofertantes por zonas petroleras en Mendoza

Hernán Dobry

CEPU obtendrá un contrato por USD 54 millones para suministrar energía renovable a AYSA

Hernán Dobry

Techint y TGS buscan 1.400 millones para construir un gasoducto

Hernán Dobry

Deje un Comentario