26.6 C
Buenos Aires
30 noviembre, 2022
Energía

Construirán una nueva línea de alta tensión en la Patagonia

La Secretaría de Energía de la Nación llamará a una licitación para realizar tendido de 140 kilómetros entre Neuquén y Río Negro.

La Secretaría de Energía de la Nación planea invertir 75 millones de dólares en la construcción de la línea de alta tensión (LAT) ALIPIBA II en las provincias de Neuquén y Río Negro.
La cartera que conduce Flavia Royón prevé llamar a una licitación para llevar adelante un tendido de 140 kilómetros de longitud entre las dos provincias, que incluye una segunda terna de 132 kV paralela al trazado del ALIPIBA I, en un plazo de 48 meses.
Esta obra incluye 75 kilómetros de extensión que van desde Alicurá hasta Pilcaniyeu Norte y sigue desde allí hasta Dina Huapi en un segundo tramo de 38 kilómetros. A esto, se le suma la construcción de la LAT 132 kV Dina Huapi – Bariloche (de 20 kilómetros) y una LAT 132 Kv Dina Huapi – El Cruce en Neuquén (de 7 kilómetros).
A su vez, se reforzará la capacidad de la línea ALIPIBA I con la instalación de 30MVar de MVAr de compensación capacitiva shunt en 33 kV en la ET Bariloche. Con todo esto, se mejorará la calidad del servicio para la región cordillerana de Río Negro y Neuquén y se duplicará la capacidad de transporte de la ciudad de San Carlos de Bariloche.
“Esta obra nos devuelve ese esfuerzo que hacemos con los recursos hídricos desde la Patagonia. Es un reconocimiento histórico para Neuquén y Río Negro que somos productores de energía hidroeléctrica para el país – afirmó la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, en un comunicado -. Queremos destacar que la obra contribuye a la mitigación del cambio climático y el efecto invernadero. Tenemos un fuerte compromiso con el medio ambiente, porque las alternativas de desarrollo de la provincia tienen para que la Patagonia contribuya a esta transición energética”.
Esto, además, asegurará un suministro excedente de energía para la localidad de Villa La Angostura sino que, también, podrá sustituir la generación térmica a base de combustible diésel, evitando la emisión de gases a la atmósfera a partir de su conexión al Sistema Argentino de Interconexión (SADI).
La actual línea de ALIPIBA I, que conecta las estaciones transformadoras de Alicurá y La Paloma, se encuentra al límite de su capacidad. Por este motivo, se decidió impulsar este nuevo proyecto.
De esta forma, Bariloche dejará de cubrir sus picos de demanda por medio de generación a partir de combustibles fósile, por lo que el electroducto ALIPIBA II contribuirá a la mejora de las condiciones ambientales de las comunidades y situará los avances en la matriz energética argentina en línea con los objetivos del Acuerdo de París.
“Esta obra complementa lo que ejecutamos la construcción y desarrollo del Gasoducto Cordillerano para todo el sur de Neuquén y de Río Negro. Es importante destacar que va a permitir la ampliación y el desarrollo y crecimiento de Bariloche”, destacó el gobernador neuquino, Omar Gutiérrez.

Artículos Relacionados

Remodelarán una subestación eléctrica en Misiones

Hernán Dobry

Argentina podría firmar un acuerdo de financiamiento con Alemania para Chihuido I

Hernán Dobry

GoldenPeaks busca evitar la cancelación del contrato de un parque eólico

Hernán Dobry

Deje un Comentario